Educación

Publicado en: Testimonios 0

Probablemente la educación sea uno de los conceptos más abstractos y ambiguos que conozco. No podemos crear una definición rígida, que no admite cambios, ni tampoco podemos considerar que la educación no pueda explicarse ni conceptualizarse.
Son ya conocidas muchas formas de tratar la educación, de continuar aprendiendo de ella y matizando nuestra propia definición sobre la educación y lo educativo. Sin embargo, tengo la continua sensación de que la educación se trata como si ya estuviese creada y cada uno formara parte de ella. ¿Y si la educación fuera algo infinito y tan abstracto que nunca termina de estar completa? No me refiero a la educación personal de alguien, ni a la educación académica, me refiero al concepto de educación en sí mismo. Lo educativo está en continuo cambio y transformación e, irónicamente, descubro que quienes tratan de definir la educación, realmente la crean y construyen.
Tras estos primeros días, me doy siento más educada de lo que lo estaba cuando llegué. Me siento más educada cuando mis compañeros de otros países se sienten cómodos en mi presencia y comparten conmigo curiosidades de su vida y de sus culturas. Me siento más educada al haber creado un ambiente de confianza en tan pocos días con mis compañeras de habitación. Me siento más educada cuando logro entenderme con alguien que no habla ninguno de los idiomas que yo hablo.
En fin, me siento más educada cuando comparto: tiempo, experiencias, espacios…
En definitiva, lo que he aprendido estos días es que la educación se crea compartiendo, conociendo, hablando, encontrando coincidencias y también diferencias. Pienso que nunca llegaremos a completar el sentido de la palabra educación, pero también pienso que, si hubiera forma de alcanzarlo, sería de manera colectiva.

Testimonio de Claudia Blanco Prego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *